El retrato de Dorian Grey

Dorian Gray

Dorian Gray

El retrato de Dorian Grey

Venaliter

NOTA: ¡SPOILERS! NO LEAS SI NO HAS LEÍDO YA.     :]

…Se oyó un grito y un ruido.

<<Mientras él se desangra, y en sus últimos suspiros, o más bien de ambos, sólo me queda reflexionar…

Yo debía permanecer inerte mientras él disfrutaba de la vida a cambio del diluido pago de su juventud. Yo no debía ser más que esencias de lapislázuli ó arroz y el olor fuerte del barniz que conforman una obra de arte. La imagen de una persona bella, congelada en lo que marcaría un momento en la vida de este moribundo frente a mí, era todo lo que yo debía lograr ser.

Sin embargo su voluntad y la fuerza de las palabras: “…¡Ojala fuera al revés! Si me quedase yo siempre joven, y envejeciese el cuadro. ¡Por eso lo daría todo! Sí, no hay nada en el mundo que no diese yo a cambio de eso. ¡Daría el alma!” fue tal que a él se le concedió una belleza inerte que sólo una obra de arte podría adquirir.

En un mundo decadente ¿qué es lo que pensábamos al poner su apariencia primero? ¡Desdichado! Se dejó vulnerable al despojarse de su inocencia a cambio de una máscara. Y a mí… a mí se me concedió un vestigio de vida. Esa inocencia que uno debe cuidar y a la que uno debe dirigirse antes de cometer una barbaridad se convirtió en mi alma. Yo soy aquello que lo pudo haber detenido antes de matar al artista que fue mi creador. Yo soy aquello que pudo haber prolongado o incluso mantenido por siempre su candidez, quien sabe.

Yo, condenado a vivir en un cuarto sin siquiera poder sentir el frío, ni apreciar la manta púrpura que me cubrió todos estos años. Lo único que pude percibir fue el mundo a través de él. Impotente al observar su corrupción y percibir como mi imagen cambiaba; representando la contaminación de su alma. ¡Tristeza la mía al ver su resplandor en crepúsculo y caída!

Empezamos a la par, y todo terminó en un desequilibrio. Con su egoísmo, viviría como oropel. Perdido, sin una conciencia detrás de él. Con sus acciones y pensamientos, su inocencia terminó de esfumarse. Yo solo podía apreciarlo sin poder abalanzarme y advertirle de los errores que cometía. Su alma se fue tornando oscura, retorcida y cruel, reflejándose en mí.

Una virtud, como aquella concedida a Dorian, no viene sin un pago. Sin darse cuenta de que una parte de él se me transferiría a mí, no hizo más que desear y dejar que algo o alguien decidiera como cobrárselo. Las reglas de la naturaleza fueron rotas. Darle propiedades anímicas a un lienzo solo pudo ser obra de lo sobrenatural. No se, y no me interesa saber, quien o que fue capaz de concedernos tal virtud y maldición, lo que me concierne es que nadie podrá aprender de su error, nuestro error.

¿Me arrepiento? No lo se. En el momento en que el deseó, o más bien deseamos, parecía una gran idea. Mientras yo tuve vida, si es que se le puede llamar así, viví incompleto. Más importante aún, él, quién vivía por los dos, ya no vivirá. La naturaleza de las cosas fue rota y con su última acción será arreglada. Ahora tanto el retrato como él, sólo se verán desgastados por el pasar del tiempo sin que ninguno de los dos se vea afectado por el otro.

Su cuerpo se ha quedado sin vida y yo ya casi regreso a mi forma original. Dejaré este bello contenedor, también es hora de irme…>>

El grito fue tan terrible en su agonía que los criados despertaron aterrorizados…

COMENTARIOS

Este trabajo se basa en la obra El Retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde. El título de la obra, Venaliter, significa corrupción en latín.

Siempre consideré interesante saber lo que el retrato podría decirnos acerca de Dorian o del tema del libro en general así que eso fue lo que realicé. Traté de convertir al leitmotiv en un personaje más, colocando su pensamiento justo en la última parte de la obra. Este fragmento se ubicaría justo después de que Dorian apuñala el cuadro. El pensamiento del retrato sería contado al lector durante esa transformación final de Dorian y del cuadro antes de que los hombres entren al cuarto para ver que ocasionó ese grito y descubrir la verdad sobre Dorian.

Debido a la falta de explicación que se da sobre este “pacto con el demonio”, aproveché esta ambigüedad para hacer una interpretación propia que va acorde a la obra. En este fragmento, el retrato ayuda al lector a comprender el pacto que Dorian hace  al principio de la novela por medio de un soliloquio. Aunque el fragmento no nos dice quien o como se logra tal pacto, si nos cuenta de forma mas descriptiva que cambios internos suceden en Dorian y como es que la pieza de arte cambia de ser solo un cuadro a convertirse en algo mucho más profundo y un ser casi animado.

En el fragmento se le da una personalidad propia al retrato tomando en cuenta como sería encontrarse en una situación tan fuera de lo común y en soledad todo ese tiempo. El retrato solo cambia en apariencia, pero en esencia es el mismo; justo lo contrario a Dorian. Un ser reflexivo y pensativo que cuestiona su naturaleza y las decisiones de Dorian, quien fue la persona responsable de su estado.

Para este fragmento trate de imitar el estilo y el tono contenidos en la obra con palabras profundas y no muy cotidianas en oraciones cortas con aposiciones. Así mismo, incluí descripciones y comparaciones muy vivas: “esencias de lapislázuli ó arroz y el olor fuerte del barniz “, como Wilde lo hace.

Este fragmento no es muy amplio o extenso porque es lo único que me pareció pertinente, o me gustaría, que dijera el cuadro justo cuando esta a punto de regresar a la normalidad, y por ende, justo antes de que pierda conciencia alguna.

El fragmento trata de inducir al lector a una reflexión profunda sobre la obra,  Dorian y su situación y no solo quedarse en las palabras “bien” o “mal”.  Mientras el retrato habla sobre juventud, belleza, corrupción, inocencia, etc. se espera que el lector piense en ello.

Obras Citadas

Wilde, Oscar. El retrato de Dorian Gray. México, D.F.: Fontamara, 2004.

About these ads

~ por galethog en abril 6, 2010.

2 comentarios to “El retrato de Dorian Grey”

  1. […] Imagen: pennaazure.wordpress.com/2010/04/06/el-retrato-de-dorian-grey. […]

  2. Creo que este fue de los primeros libros que me voltearon el cerebro; me fascinó y me causó repulsión. Es, junto con Frankenstein, mi libro favorito leído durante el oscuro periodo de la secundaria.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: